COMERCIO INTERNACIONAL Y APERTURA COMERCIAL

El comercio internacional juega un papel importante en el mundo de hoy y,
de manera particular, en la economía dominicana. Tanto el gobierno como el
sector privado han realizado grandes esfuerzos para fortalecer esta dimensión
de la economía logrando, en general, resultados satisfactorios. Así se aprecia en el interés que se ha puesto en el desarrollo de las zonas francas, y en los temas relacionados con la competitividad, en la dedicación con que se ha buscado la integración regional y la culminación de acuerdos tanto bilaterales como multilaterales con diversos países.



IMPORTACIONES
El país importa productos de todo el mundo, pero especialmente de los Estados Unidos. Durante el primer semestre del año 2008, las importaciones totales del país se incrementaron en US$3,044 millones, bajo el efecto de diversos factores, entre los que sobresalen altos precios del petróleo, los alimentos ylas materias primas.
El Código Arancelario, contenido en la Ley 14-93 del 28 de agosto de 1993,
armonizó los impuestos aduaneros, adoptando el Sistema Armonizado de
Codificación y Designación utilizado a nivel internacional y con ello simplificó
el proceso de su cálculo y cobro.
Para ajustarse a los requerimientos del GATT se aprobó la Ley 146-00 del 27 de diciembre de 2000, que introdujo una reforma arancelaria que establece nuevas tasas. Asimismo, las exenciones para los sectores estratégicos de la economía fueron mantenidas y reforzadas. Esta Rectificación Arancelaria contribuye a la elevación de la competitividad de la industria nacional.
En julio de 2001 entró en vigor el Artículo VII del GATT que establece un
método de valoración de mercancías. La Organización Mundial del Comercio
(OMC) autorizó a la República Dominicana a exonerar transitoriamente 24
partidas del método de valoración del GATT.
Los impuestos aduanales se calculan y cobran en pesos dominicanos. Para la
conversión en pesos del valor de la mercancía se utiliza la tasa de cambio
oficial vigente al momento de efectuarse el pago. Además de los aranceles, el
importador debe pagar lo siguiente:

1. El Impuesto Selectivo al Consumo cargado a ciertos productos, que va
de un 10% a un 130%, calculado en el precio CIF de la mercancía más
aranceles, y
2. El Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios
(ITBIS). Fuera del área de zonas francas, las exenciones están claramente
definidas e identificadas.

Deben destacarse los grandes avances que el país ha mostrado en lo que
se refiere a las aduanas, entidad que desempeña un rol protagónico en la implementación de los tratados comerciales.
Estos avances han transformado la imagen de esta institución en la sociedad en
lo que se refiere a integridad y eficiencia. Este cambio se advierte, no solo en
lo que se refiere a la captación de ingresos, sino también en su fortalecimiento
institucional, reflejado en la calidad de su personal, en la eficientización de sus
procedimientos y en la transparencia de sus operaciones.


EXPORTACIONES
Los derechos preferenciales de que disfruta la República Dominicana para
acceder a los mercados de Estados Unidos y Europa, así como el progreso de
la apertura comercial del país con sus vecinos de América Latina y el Caribe,
hacen de éste un sector con amplias perspectivas de desarrollo.
La República Dominicana exporta una gran diversidad de productos terminados
y semi-terminados. Una gran parte de las exportaciones tiene lugar dentro del
marco de las zonas francas, que incluyen componentes electrónicos, joyería
y medicinas. Las exportaciones tradicionales incluyen azúcar, café, cacao y
tabaco. El país exporta también algunos minerales.
Los principales destinos de las exportaciones dominicanas son Estados Unidos,
Puerto Rico, Reino Unido, Holanda, Canadá, Haití, Bélgica y Luxemburgo, Corea
del Sur, Países Bajos.
Los documentos generales requeridos para realizar exportaciones son los
siguientes: 1. Formulario Único de Exportación, 2. Conocimiento de Embarque
o Guía Aérea, 3. Certificado de Origen, y 4. Certificado Sanitario o Fitosanitario.

Adicionalmente, en algunos casos existen trámites locales para algunos
productos que están regulados por las instituciones públicas competentes o si
el país de destino lo exige.
La legislación vigente protege los siguientes benefi cios: 1. El reintegro de
los derechos y gravámenes aduaneros pagados por la materia prima; 2. La
compensación simplificada de derechos y gravámenes aduaneros, y 3. El régimen

de admisión temporal para perfeccionamiento de activos. Sin embargo, los
exportadores admitidos por CEI-RD a este régimen deben presentar una fi anza
que garantice el pago de los aranceles en caso de que los bienes importados
permanezcan definitivamente en el país.



REPÚBLICA DOMINICANA Y LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE COMERCIO
(OMC). La República Dominicana se guía de los parámetros adoptados por la
OMC para trazar el proceso de modernización económica e integración comercial
al nivel mundial. El país es también signatario de la Declaración de Doha.
La adaptación del país a las reglas establecidas por la OMC ha implicado
modificaciones en todas las áreas que influyen en la actividad económica.

La OMC entiende que a partir de octubre del año 2002 la República Dominicana
ha mostrado un ritmo de desarrollo económico progresivo y sustancial.
Destaca igualmente que el país ha progresado considerablemente, al contar
con regímenes de comercio e inversión bastante liberales y con una amplia
participación en el comercio global.
LA REPÚBLICA DOMINICANA Y TAIWÁN. República Dominicana y Taiwán
firmaron la carta de intención para un Tratado de Libre Comercio, para impulsar
el comercio y la inversión entre las dos naciones.
ACUERDO DE ASOCIACIÓN ECONÓMICA ENTRE LOS ESTADOS DEL
CARIFORUM Y LA UNIÓN EUROPEA Y SUS ESTADOS MIEMBROS.
El espíritu de este acuerdo, ratificado recientemente por el Congreso Nacional, es reforzar las relaciones comerciales, promover la integración regional y la cooperación
efectiva, dentro de un marco reglamentario efectivo para el comercio y la
inversión entre ambas partes.



ZONAS FRANCAS

Las zonas francas son áreas geográficas dentro del país sometidas a reglas
aduanales y fiscales especiales en las cuales se instalan empresas dedicadas
para la producción o provisión de servicios para el mercado externo. El sistema
de zonas francas de la República Dominicana es uno de los más avanzados del
mundo. Al finalizar el año 2006, había un total de 56 parques en operación, con
aproximadamente 555 empresas, 45% de los cuales se encontraban ubicados
en la región norte, un 23% en el Distrito Nacional y la provincia de Santo
Domingo, un 14% en la región este del país y un 11% en la región sur. El 61%
era propiedad del sector privado, el 34% pertenecía al gobierno y 5% era de
propiedad mixta.
En lo que se refiere a las principales actividades a que se dedican las empresas
de Zonas Francas, están: la confección de textiles, servicios, la comercialización
y la producción de tabacos y derivados.
El sistema dominicano de zonas francas siempre ha sido especialmente
atractivo para los inversionistas por la gran cantidad de ventajas que se les
ofrecen, como son:
1. Régimen de incentivos que exime a las empresas del pago de deberes fiscales;
2. Acceso preferencial para exportar a los mercados de Estados Unidos y
Europa sin necesidad de pagar impuestos de entrada;
3. Posibilidad de obtener financiamiento de instituciones locales o extranjeras; y,
4. Mano de obra disponible a bajo costo.
Las zonas francas operan en el marco de la Ley 8-90 del 15 de enero de 1990,
la cual busca promover el establecimiento de zonas francas y el crecimiento
de las existentes, regulando su funcionamiento y desarrollo. Esta ley crea
el Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación (CNZF), organismo
encargado de regular y supervisar el sector que defi ne y clasifi ca las zonas
francas, indica los requisitos para su instalación, los incentivos y regula la venta
de la producción en el mercado local. Los benefi cios fiscales que otorga la Ley

a las empresas de zonas francas son exención del 100% del impuesto sobre
la renta generada por las operaciones de la empresa, por un período de 15 años
a partir de iniciar operaciones; de impuestos de importación de maquinaria,
equipo, herramientas y materia prima necesarias para la operación; de
impuestos por constitución, fusión o reforma de la sociedad; de impuestos sobre transferencia de los inmuebles afectos a la zona franca; de impuestos
indirectos, de venta o selectivos al consumo; del ITBIS e impuestos sobre
activos; y, de impuestos municipales.
La Ley 28-01 del 2001 crea una zona especial de desarrollo fronterizo. Declara de interés nacional el fomento y la protección de las empresas que se enmarquen en ella, con la finalidad de promover el desarrollo de la región fronteriza con el
vecino país de Haití, para lo cual establece un régimen preferencial que concede
derecho, sujeto a limitaciones específicas, a incentivos fi scales especiales.

Igualmente, la Ley 480-08 de Zonas Financieras Internacionales crea el marco
jurídico para el establecimiento de Zonas Financieras Internacionales para el
ofrecimiento extraterritorial de servicios financieros y actividades relacionadas
a personas físicas no residentes en la República Dominicana. Al igual que para
el resto de las zonas francas amparadas por otras leyes, la Ley 408-08 otorga
incentivos fiscales considerables a las empresas que califi quen para operar bajo la misma.

ZONAS FRANCAS